La primera escuela

Todoo empezó en 2016, cuando el pueblo de Gumal solicitó al gobierno de Senegal la construcción de una escuela en el pueblo, ya que nunca habían tenido una. Los niños en Sare siempre han sido pequeños pastores, pequeñas mamas, y muy pocos han podido ir a la escuela, ya que la más cercana, a tres kilómetros, no siempre era accesible por la extrema calor del verano, o por las dificultades y sorpresas que el rio desbordado podría traer en épocas de lluvia.

A pesar de la necesidad, las autoridades de Senegal contestaron que les era imposible la construcción de un centro escolar por falta de recursos económicos.

Algunos residentes en Gumal pero, cansados de no poder ofrecer nada más a sus hijos, se pusieron en contacto con sus familiares emigrados en España para pedir ayuda, y estos a su vez con La Rotllana para buscar nuestra colaboración. Asì empezó la nuestra campaña.

Finalmente, gracias a la insistencia de los ciudadanos de Gumal, el gobierno accedió a disponer un profesor que mandarían desde la capital Dakar, si los ciudadanos conseguían aunque fuese construir una estructura básica.

La propuesta del Ministerio de Educación se convirtió en un reto para los vecinos, y con la ayuda económica necesaria de familiares y Rotllana construyeron el primer abric o escuela tradicional senegalesa para los niños y niñas.

Desde  Badalona, Catalunya, enviamos el dinero con el que se pudieron comprar los troncos para la construcción básica, y las paredes de caña de la escuela, y posteriormente ser transportadas a Gumal.

Al poco, se compraron los pizarrones para el aula, y las pizarras y tizas para los niños. Tras eso llegó el profesor y la el proyecto de escuela se puso en marcha.

A partir de enero 2017 los niños y niñas en Gumal pueden ir por la mañana y la tarde a la escuela de su pueblo. Aprender a escribir su nombre, el de sus hermanos pequeños, aprender a sumar, y conocer cosas del mundo más allá de las tradicionales en el pueblo es una nueva ventana abierta que les llena de ilusión y motivación en sus vidas.

La actual estructura de la escuela pero es provisional, pues tiene que soportar las tormentas torrenciales de la época de lluvias, y el sol y la calor de 45º de la época seca. En estas condiciones, junto a la precariedad de material los niños realizan un sobre esfuerzo para poder estudiar. Es por esto que nos hemos puesto un nuevo reto: construir una nueva escuela con dos aulas, baños y un despacho para el profesor.

Para hacerlo necesitamos aproximadamente 17.000 euros y pretendemos conseguirlo para dar un futuro mejor a los niños y niñas de Gumal.

Para colaborar con nosotros clica aquí o mira las actividades que organizamos y descubre como puedes participar.

 

Share this...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn